Las revoluciones las comienzan los mencheviques y las terminan los bolcheviques.

         Toda revolución es un cambio; y todo cambio puede ser moderado o radical, a mejor o a peor. Y normalmente las revoluciones no las terminan quienes las comienzan (pues suelen acabar muertos en ellas); sino aquellos más dispuestos a realizar transformaciones radicales, no tan solo moderadas mejoras.
         La persistencia histórica es apabullante: casi siempre que hay una revolución, ya sea la Rusa o la Francesa, las del 48 (1848 se entiende) o las de del 68 (1968) siempre las comienzan los moderados, un grupo disconforme pero no partidario de cambios radicales ni de la violencia ni de la sangre; y las terminan aquellos que ya estaban organizados, aquellos que quieren a toda costa el cambio, que quieren la destrucción y están dispuestos a causar los mayores estragos.
         Así en el caso del movimiento 15M en las primeras jornadas había una mayoría de ciudadanos con ideas más bien vagas y moderadas; sin embargo en las últimas semanas cada vez tenían mayor presencia los grupos más radicalizados que optaban por propuestas y formas cada vez más expeditivas.
         No es que el movimiento 15M fuese propiamente una revolución ni que llegase a ser violento, pero sí muchos de sus miembros creían que estaban haciendo una revolución y algunos cuestionaron la no-violencia por la que abogaba una mayoría.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: