Monthly Archives: March 2012

Los surcos en el cielo; un mapa del mundo.

Los surcos en el cielo; un mapa del mundo
(una idea no tan brillante)
     Miremos al cielo para medir las relaciones comerciales en el suelo.

     La economía es la ciencia de  las ideas y de los comportamientos, pero necesita de datos para representar cómo se concretan éstos.
    Normalmente los economistas confían en los datos aportados por los organismos oficiales como fuente para elaborar sus teorías, pero estos datos adolecen de enormes carencias y márgenes de error.
    (Tema este más complejo que espero desarrollar en ulterior ocasión, pero que espero que coincidan conmigo -o si no que confíen en mí- en que tomar los datos de los gobiernos por buenos sin mayor escrutinio es cuanto menos de una ingenuidad asombrosa).
Por eso algunos economistas buscamos proxys, otras mediciones de las que disponemos, que sin haber sido creadas para medir directamente aquello que queremos conocer, sí que nos pueden servir como buenas aproximaciones a nuestro objeto de estudio.
En el caso del comercio internacional son los vuelos comerciales.
El surco que dejan los aviones en el cielo puede trazar el mapa de las relaciones comerciales e internacionales en el suelo, en el mundo.
Ya existe un mapa que muestra de manera muy exacta cómo son las relaciones inter-personales en todo el mundo; es el Facebook map:
 
Si no lo conocían les animo a que se entretengan un rato analizándolo pues se pueden extraer muchos datos de interés de este simple mapa. Lo único que han hecho losempleados de Facebook ha sido trazar una línea por cada amistad que hay en las cuentas de Facebook de cada usuario. Y sin más modificaciones ni cambios el resultado es un mapa muy exacto de la actividad económica en el mundo y de las relaciones internacionales.
Se podría alegar que China está infra-representada ya que debido a la censura Facebookallí no se utiliza mucho, o que hay otros países como Brasil o la India que tampoco tienen tantas cuentas en Facebook como le correspondería por su economía (la red social de más éxito allí es Orkut, sí aquella de la que nadie en el resto del mundo se acuerda triunfó en Brasil y la India).


Pero esos análisis no quitan lo esencial, y es que el mapa del mundo y sus relaciones que ofrece las amistades de Facebook es la representación más adecuada de las relaciones en el mundo moderno de la que disponemos.


Complementario a éste mapa podría ser aquel que trace no los encuentros virtuales sino los encuentros reales, los desplazamientos internacionales o de larga distancia de las personas, desplazamientos que a día de hoy son en avión.
Las conexiones de vuelos directos entre las distintas ciudades es un muy buen proxy para la medición de sus relaciones entre los distintos países.
Cuáles son los aeropuertos con más tráfico del mundo ya es una buena medida utilizada para saber la importancia económica y financiera de las ciudades, y es que los hubs aéreos coinciden con los hubs financieros.

Rank Airport Location Code
(IATA/ICAO)
Total
Passengers
Rank
Change
%
Change
1. United States Hartsfield–Jackson Atlanta International Airport AtlantaGeorgiaUnited States ATL/KATL 92,365,860 steady increase3.4%
2. China Beijing Capital International Airport ChaoyangBeijingChina PEK/ZBAA 77,403,668 steady increase4.7%
3. United Kingdom London Heathrow Airport HillingdonLondonUnited Kingdom LHR/EGLL 69,433,565 increase1 increase5.4%
4. United States OHare International Airport ChicagoIllinoisUnited States ORD/KORD 66,561,023 decrease1 decrease0.5%
5. Japan Tokyo International Airport ŌtaTokyoJapan HND/RJTT 62,263,025 steady decrease2.9%
6. United States Los Angeles International Airport Los AngelesCaliforniaUnited States LAX/KLAX 61,848,449 steady increase4.8%
7. France Paris Charles de Gaulle Airport Roissy-en-FranceÎle-de-France,France CDG/LFPG 60,970,551 steady increase4.8%
8. United States Dallas Fort Worth International Airport Dallas/Fort WorthTexasUnited States DFW/KDFW 57,806,152 steady increase1.6%
9. Germany Frankfurt Airport FrankfurtHesseGermany FRA/EDDF 56,436,255 steady increase6.5%
10. Hong Kong Hong Kong International Airport Chek Lap KokHong KongChina HKG/VHHH 53,314,213 increase1 increase5.9%
11. United States Denver International Airport DenverColoradoUnited States DEN/KDEN 52,699,298 decrease1 increase0.9%
12. Indonesia Soekarno-Hatta International Airport CengkarengJakartaJavaIndonesia CGK/WIII 52,446,618 increase4 increase19.3%
13. United Arab Emirates Dubai International Airport GarhoudDubaiUnited Arab Emirates DXB/OMDB 50,977,960 steady increase8.1%
14. Netherlands Amsterdam Schiphol Airport HaarlemmermeerNorth Holland,Netherlands AMS/EHAM 49,754,910 increase1 increase10.1%
15. Spain Madrid Barajas Airport MadridSpain MAD/LEMD 49,644,302 decrease3 decrease0.4%

Pero no sólo eso, se dispone de los registros de todas las rutas comerciales de todas las líneas aéreas. Y éstas rutas tienen importancia comercial pues existen relaciones entre esas dos ciudades, y eso es lo relevante.

No es casualidad que Iberia abra conexión a Mauritania, o que Turkish airlines  esté multiplicando sus vuelos semanales con los países del antiguo imperio otomano. Todos estos movimientos responden a realidades económicas subyacentes, a intereses de los pasajeros pues o tienen negocios, o quieren hacer turismo, o tienen familia; vamos, que tienen algún tipo de lazo con ese destino. Además de que la mera apertura de una ruta comercial refuerza y crea nuevos lazos entre los dos destinos.
Para construir este mapa tan solo se necesitaría integrar en google maps los datos que proporciona la IATA (International Air Transport Association) sobre los vuelos comerciales internacionales. Y listo, ya tendríamos un estupendo resultado que nos muestre las relaciones comerciales internacionales de manera gráfica y fácil.
Por supuesto que esta aproximación tiene errores y no es exacta; el número de vuelos no mide ni la capacidad de los aviones ni su nivel de ocupación, por lo que es distinto al número de pasajeros. Además puede haber rutas sobre-dimensionadas con respecto a la importancia real de las relaciones económicas, por ejemplo debido al turismo (caso de España con el caribe, se me ocurre), o puede haber otras infra-representadas pues las distancias son muy cortas y están muy bien conectadas por tierra (París-Bruselas o París-Londres, podría ser).
Aunque todavía más interesante que el mapa estático de los vuelos que se han producido el año pasado podría ser no solo como son las conexiones actuales sino como han evolucionado en los últimos 20 ó 30 años (aquellos en los que la aviación comercial ha experimentado mayor crecimiento), y podríamos ver de manera dinámica el desplazamiento de las relaciones internacionales, o más bien la evolución de los desplazamientos de las relaciones personales a nivel internacional, algo todavía mucho más interesante en mi opinión.
Así, en un primer vistazo a los datos se podrían obtener datos que pueden ser de interés como que las conexiones intra-africanas son muy escasas; y de hecho muchas veces para viajar de un país a otro en África la mejor opción es volar hasta la metrópoli (normalmente París) como escala. Algo parecido puede ocurrir con Centro-América, donde muchas veces es más cómodo desplazarse hasta Miami para conexiones internas. Lo que nos puede llevar a reflexionar sobre la integración de estas economías.
También se podría ver cómo las conexiones intra-europeas se han multiplicado en los últimos años debido al fenómeno del low cost pero también debido a la mayor integración europea. Como ya en los años 70 y 80 se multiplicaron las conexiones dentro de los EEUU.
    
      En realidad utilizar el dato de las rutas aéreas para observar las relaciones económicas internacionales no es sino actualizar una práctica tan obvia como antigua, seguir las rutas comerciales -que hoy se producen en avión- para encontrar la importancia de las relaciones comerciales. Lo que antes era una caravana hoy son vuelos semanales o diarios entre dos destinos, lo que antes era un mercado donde paraban los comerciantes hoy es un hub. 


     Y aquí dejo esta idea, idea tan brillante que si alguien la desarrollaría daría lugar a un paper presentable en las mejores revistas internacionales, y además un paper la mar de bonito, pues estaría lleno de gráficos del mundo con sus distintos.
    Así soy yo, lleno de ideas brillantes (la mayoría de las cuales otros más brillantes tuvieron mucho antes), que no desarrollo y que les dono dada mi generosidad (e incapacidad para realizar).
Advertisements

El animal social

  The social animal Es un libro que merece la pena leer, o cuanto menos tener para ojear de vez en cuando cómo es la situación de la ciencia en ese campo.

  David Brooks es columnista del New York Times, Columnista considerado conservador  opina constantemente sobre la realidad política americana.
  Sin embargo su interés en los últimos años ha estado centrado en los avances en las ciencias de la mente y el cerebro, y en cómo estos avances pueden afectar a nuestra forma de entender la sociedad y la política.

   ¿Un periodista político haciendo divulgación científica? Pues reto tan evidente Brooks lo ha solventado de manera magistral con un libro que es un híbrido de géneros. Nos relata la vida de dos personas (Erika y Harold) y  nos cuenta lo que les va ocurriendo y nos lo explica con los estudios científicos que aplican al caso.
   Un género nuevo (al menos yo no conozco precedentes) experimental y por tanto queda un tanto artificial en el desarrollo de la historia como novela, pero como libro de divulgación sí que se hace mucho más entretenido y comprensible.

    A lo largo de la vida de Erika y Harold, de su infancia, de su adolescencia, de las elecciones que van tomando en su vida, de su enamoramiento, profesión y madurez aprendemos cómo la neurología, la sociología y la psicología moderna entienden a día de hoy los conceptos de felicidad, elección, deseo; las diferencias de valoración entre razas, las diferencias de percepción… El libro ofrece una visión muy completa (no sé si exhaustiva pues desconocía hasta ahora las materias) de los avances en neuro-psicología y psico-sociología.

Pero como muy bien dice Brooks en el epílogo:

The study of the mind is still in its early stages, and many of its findings are under dispute

   Y es que son ciencias en pañales, cuyos descubrimientos son muy interesantes, grandes avances para el conocimiento humano, pero que no podemos todavía utilizar o emplear como guías o intentan implementar sus enseñanzas, pues son descubrimientos de los que no llegamos a entender sus razones, y que no entendemos en todas sus consecuencias. Todavía queda mucho por avanzar en el entendimiento de nuestra propia cabeza. 

   Y pues estas ciencias están empezando en el estudio de la realidad desde su perspectiva, lo hacen dividiéndolo en la dicotomía que parece la más evidente al ver a la humanidad; hombre/mujer. También se habla bastante de la raza (asiático, hispano, blanco, indio, etc…); algo de clase social (clase media /clase baja), y a veces trata la inteligencia de manera somera.
   Pero ests son tan solo algunas de las categorías en las que se puede clasificar a cada individuo, hay muchas otras que no trata como guapo/feo,
Gay/hetero, optimista/pesimista, matemático/verbal, sano/enfermo, con pelo/calvo, con el pene-pechos grande/pequeño… etc.
   (Aunque sí que aprendemos que uno puede valorar el salario de un hombre midiendo la altura de su mujer, por ejemplo.)
     Pero cuando todas estas tendencias generales se cruzan en una sola persona ni tan siquiera nos da una idea de cómo será su comportamiento, pues cada ser humano es único, completamente único, y tan solo se sabe cómo actúa o es por sí mismo. 
   El análisis por grupos de personas puede ser realmente iluminador e interesante, pero cuando nos movemos en una sociedad pluri-identitaria, donde cada uno tenemos una y muchas identidades pues pertenecemos a muchos grupos al mismo tiempo (por nacimiento y por elección), análisis tan primarios como hombre/mujer pierden sentido genérico y creo que carecen de validez individual.

Por ejemplo se nos proporcionan dos datos sorprendentes: a la afirmación “Da igual cuáles sean las virtudes y defectos de los padres, uno ha de amarles y respetarles” el 95% de los asiáticos y el 95% de los hispanos dijeron que estaban de acuerdo. En comparación con tan solo el 36% de los daneses o el 31% de los holandeses.
En cuanto a las diferencias por género, al poner a una mujer guapa en un campus de universidad preguntando a distintos alumnos si querían tener sexo con ella, un 75% respondió que sí. Al poner a un hombre guapo preguntando a las alumnas por sexo, ni una sola aceptó.

   En lo que sí que insiste el libro mucho es en la importancia de los lazos, de las redes sociales, de  las comunidades, de los otros en nuestra propia felicidad y en la toma de decisiones. (No en balde el libro se llama: “El animal social”). En que los hombres no tomamos las decisiones por nosotros solos y solo pensando en nuestro bien, sino que nuestra propia constitución es social, y todo nuestro conocimiento es la acumulación del acervo de nuestros ancestros, lo que nos configura como parte de un saber muy superior al que nosotros creemos poseer o podemos conocer.
    Que los hombres somos en sociedad debería ser evidente para cualquiera que no sea un misántropo, a pesar de que mucha de la ciencia económica que se ha hecho se diría misantrópica.
Pero como ya decía el poeta:
Un hombre sólo, una mujer 
así, tomados de uno en uno, 
son como polvo, no son nada.
Jose Agustín Goytisolo

    Al analizar el comportamiento del hombre desde una perspectiva científica el libro es una piedra más que se lanza contra la hipótesis de comportamiento racional de la economía mainstream. Pero más aún una piedra con la que se permitiría construir una economía basada en los actuales comportamientos de los hombres que realmente actúan, y no en hipótesis de comportamientos perfectos. Este libro aún más invita a desentenderse de los modelos, pues los modelos no son modélicos en su entendimiento del mundo.
   Sin embargo puede llegar a sorprendernos cuán estúpidos podemos llegar a ser cuando hacemos decisiones que nos parecieran “racionales”. Por ejemplo, se nos cuenta que si se reparte a los alumnos la biografía de un matemático exitoso, y a algunos de ellos se cambia su fecha de nacimiento para que coincida con la del alumno, y a otros no, y a continuación se les pide que hagan unos ejercicios de matemáticas relacionados con la biografía proporcionada, aquellos cuyas fechas de nacimiento habían sido modificadas trabajaron un 65% más en los ejercicios pues ya sentían algún tipo de “ligazón” con el personaje en cuestión, solo por haber leído que coincidía su fecha de nacimiento.


   Tan solo por lo que ya les he desvelado se habrán dado cuenta de que “The social animal” es un libro de muchísimo interés para quienes quieran comprender la sociedad en la que viven desde la perspectiva de la ciencia contemporánea de una manera fácil y amena. Todo un mérito que merece ser reconocido y leído.

PS: Lo que de interesantes tienen los comentarios de esta reseña ya se habrán imaginado ustedes que no se me han ocurrido a mí solo; muchos de ellos se los debo a los compañeros de tertulia con los que he comentado el libro y que tanto me han aportado.

Capitalismo en el vertedero

   Es la mejor película-documental sobre el capitalismo que nunca haya visto.

    Explica lo que es un empresario, la importancia de la propiedad privada, de las normas claras, de las instituciones, la comunidad y el progreso. 

   Muestra proyectos individuales que se coordinan por las virtudes del capitalismo.

Y transcurre en un vertedero.

Welcome to Lagos” es un documental de la BBC sobre las vidas de los habitantes de un vertedero en Lagos -Nigeria-.

   En el documental vemos cómo los habitantes del vertedero trabajan duro para seleccionar la basura y aprovecharla. Evidentemente no hay “recursos”, no hay “capital” ni hay nada más que basura e iniciativa empresarial.
   El dinero que ganan lo ahorran; y es que los habitantes del vertedero ahorran mucho, para una fiesta de cumpleaños de la hija de uno de ellos que cumple un año, o para el sueño de grabar un disco, o para el futuro.
    Vemos como en el vertedero surgen negocios, un restaurante que se llena los viernes por la noche para pasar el rato, una manicura (las manos quedan muy sucias tras todo un día entre la basura) o para la construcción de chabolas.
   
   Pero lo que es más importante para los economistas: surgen instituciones.
   Hay un escrupuloso respeto a la propiedad privada, y todos pueden dejar sus sacos con lo recogido en un día de trabajo sin temor a que se los roben. Porque cuando pillan a uno robando todos actúan como si fuesen la policía y lo llevan ante un juez
  Porque también hay jueces y hay normas en el vertedero.
  Todos reconocen la autoridad de aquel que lleva más años en el vertedero. Y respetan sus decisiones. Cuando el prócer se convence de que el joven al que han pillado robando es un ladrón, no le condena a muerte como muy bien deja claro que podría haber hecho, tan solo le expulsa violentamente del vertedero.

  Pero también hay sentido de comunidad y hay crédito
   Cuando uno de los habitantes del vertedero comete un crimen sus compañeros le reprenden y le reprueban. Pero también le ayudan adelantándole el dinero que necesita para pagar la indemnización que acuerdan con la familia de la víctima. Dinero que tendrá que devolver a sus compañeros con el esfuerzo de su trabajo.
   Porque incluso en este caso la justicia es privada, aunque vayan a los tribunales oficiales queda bien claro que casi nada pueden esperar de la justicia del gobierno.

¿El gobierno?
      El gobierno ni está ni se le espera en los dos primeros capítulos.
        Y tan solo aparecen al comienzo del tercero para destruir. Para destruir las casas que con tanto esfuerzo han construido los habitantes de las barriadas.
Para destruir en nombre del progreso, el “Mega-city proyect”.
      El único miembro del gobierno que habla dice que es “amigo de la comunidad“, y habla mucho de los valores tradicionales y el futuro de Lagos. Pero lo único que efectivamente le vemos hacer en su trabajo es destruir las viviendas y robar los bienes de los pobres. Eso sí, por las noches baila en los tejados.
   El gobierno no podía estar mejor descrito que en estos en 10 minutos:
   Tras ver el documental uno se queda con la esperanza fundada de que todos los niños que vemos  tendrán el futuro mejor por el que sus padres tanto están trabajando.
    
      En tres horas grabando en los vertederos de Lagos no vemos “pobres”, no vemos la “pobreza”, no vemos a nadie necesitado de nuestra ayuda. Vemos personas. Personas que tienen planes, proyectos, familia y seres a los que quieren, personas que trabajan y que salen adelante, viven. Son individuos, no pobres.
       
       Hay situaciones muy duras. Hay niños que trabajan en astilleros;  ellos mismos dicen que si no trabajan no comen, y aprenden un oficio. Hay trabajadores que mueren por las pésimas condiciones de trabajo. Y sus compañeros hacen huelga y parece que consiguen las mejoras (que consisten en ponerse unos simples guantes). Hay problemas, y hay situaciones muy duras; y hay vidas y gentes que intentan solucionarlas.



    Pero también un economista austriaco se queda con la duda de por qué la sociedad libertaria solo surge en la extrema pobreza. Por qué con el crecimiento económico también crecen las instituciones formales, y por qué con estas los programas que lastran ese mismo crecimiento.
     
     


La mayor fuerza al servicio del bien

  
La mayor fuerza al servicio del bien:
Cooperantes occidentales y colonos multiculturales

   Cuando el listo de Tom llegó a la India en 1834 tenía muy claro cómo había que gobernarla. Él, que había nacido con el siglo, traía muy sólidas ideas  sobre qué políticas había que aplicar a las colonias. Él se había leído entera la “Historia de la India” y había memorizado con su sobresaliente capacidad infinitos datos sobre los territorios del Imperio… aunque nunca hubiese estado en ellos.
      Macaulay era el niño prodigio de la administración inglesa, poeta en sus años de Cambridge, parlamentario a los 30, era la gran promesa whig, y el mejor representante de una manera de entender el Imperio: Las instituciones inglesas eran superiores, y era deber de los ingleses trasladar esas instituciones a las colonias. Era “el deber del hombre blanco” expandir el progreso y la libertad por todo el mundo.
   
    El célebre economista James Mill coincidía con esas ideas, y era él tan partidario de la administración desde Londres de los territorios dependientes de la Gran Bretaña que escribió una gran “Historia de la India” sin haber pisado la India. Libro que hay que reconocer escribió con gran esfuerzo ya que le llevó doce años terminarlo en lugar de los cuatro años que tenía planeado. Esfuerzo que se vio recompensado pues le valió su puesto en la Compañía de las Indias, lo que venía a ser el gobierno de la India desde la metrópoli. Eso sí, gobernó la India sin llegar a conocerla en toda su vida. Y es que, como diría el viejo Mill:

“Todo lo que vale la pena ver u oír en la India 
puede expresarse por escrito… un hombre debidamente cualificado puede llegar a tener más conocimientos sobre en un año encerrado en su estudio en Inglaterra que durante toda una larga vida utilizando los ojos y los oídos en la India”

(Al igual que otros muchos hoy en día escriben tesis doctorales sobre países sin haberlos pisado, o realizan planes de cooperación sin conocerlos… aunque ahora le dedican menos de un año, no doce como el viejo Mill).


    Hacia 1840 Inglaterra dominaba el mayor imperio que la humanidad habría de conocer jamás. Y ya entonces era (como hoy sigue siendo) la mejor democracia del mundo, donde se debatían todos los asuntos incluido su propia labor como metrópoli.

    Para sus administradores el Imperio británico era: “la mayor fuerza al servicio del bien que había conocido el mundo” como diría Lord Curzon ya finalizando el mismo imperio. “El mensaje es como granito tallado, ha sido esculpido en la roca y dice que nuestra labor es justa y será duradera”.

   “El día de su magnánima auto-liquidación se irían pacíficamente dejando a sus antiguos pupilos llenos de agradecimiento, de entrega, de paz y de prosperidad y, además -precisamente ésa era la bonificación extraordinaria para ese futuro mundo moderno-, libres. Mucho después de su desaparición los historiadores proclamarían que el mundo era un lugar mucho mejor gracias a la existencia del Imperio Británico.”

         “Las condiciones en las que se introdujeron en la India las ideas de progreso y libertad fueron, al mismo tiempo, las mismas que las condenaron al fracaso”.



  Es por esta concepción de la bondad intrínsica de su misión por la que los ingleses se sorprendieron tanto cuando los indígenas se revelaron contra su imperio. (Tanto al menos como muchos se sorprenden hoy de que se secuestre cooperantes en los países a los que van a ayudar).


   En 1835 surgió el debate en torno a cuál era la misión de Inglaterra en el mundo y cómo debería administrar esa fuerza al servicio del bien.
   Ambas facciones en disputa coincidían en lo esencial, que Inglaterra era una fuerza del bien para las colonias, que su dominio habría de ser forzosamente transitorio, y que la educación era la labor más importante que habría de llevar a cabo Inglaterra para mejorar el mundo. 
   Pero… ¿En qué idioma habría que educar a los  indios? Fue la respuesta a esta cuestión la que hizo cristalizar las dos formas de entender el Imperio que estaban cambiando dos formas de concebir el mundo.
   
    Macaulay quiso cambiar toda la educación superior de la India (la que recibían los mandos medios que gobernaban el Imperio) al inglés. Fue él quien quiso crear a los intermediarios culturales, esto es:
Una clase de hombres, indios por su sangre y el color de su piel, pero ingleses por sus gustos, sus opiniones, su moral y su inteligencia 
 (A quienes de un modo mucho más gráfico en la china de hoy se les denomina plátanos: amarillos por fuera, blancos por dentro. Y que en la India imperial fueron conocidos como “Los niños de Macaulay“.)


    Pero esta idea de que fuesen los indios quienes aprendiesen inglés era la opuesta a la tradición de los primeros administradores de la India, ya que fueron ellos quienes aprendieron las lenguas locales, y de hecho fueron ellos quienes hicieron las primeras historias de la India y las primeras normalizaciones tanto de sus lenguas como de sus leyes.
    Era la opinión de Hastings, gobernador General de Bengal (de facto gobernador de la India a través de la Compañía) de 1773 a 1784 que:
  “La compañía tenía la obligación de recomponer y restaurar las instituciones propias de la India, por distintas y contradictorias que pudieran parecer”.
   Sus palabras hablan de que cualquier relación entre la colonia y la metrópolis se ha de basar en escuchar a los nativos:

Every application of knowledge and especially such as is obtained in social communication with people, over whom we exercise dominion, founded on the right of conquest, is useful to the state … It attracts and conciliates distant affections, it lessens the weight of the chain by which the natives are held in subjection and it imprints on the hearts of our countrymen the sense of obligation and benevolence… Every instance which brings their real character will impress us with more generous sense of feeling for their natural rights, and teach us to estimate them by the measure of our own… But such instances can only be gained in their writings; and these will survive when British domination in India shall have long ceased to exist, and when the sources which once yielded of wealth and power are lost to remembrance

Es por esta tradición por la que el médico y celebre orientalista H.H. Wilson se opuso a las políticas de Macaulay .

   Wilson conocía la India al menos tan bien como Macaulay ya que había estado en las minas de Calcuta, había aprendido el sánscrito y además era especialista en Ayurveda, la medicina tradicional India.
   Pero Wilson era partidario de que la educación superior en la India se siguiese produciendo en las distintas lenguas vernáculas. Hasta entonces del colegio de Calcuta egresaban los llamados a ser los administradores del Imperio con un excelente conocimiento de hasta seis lenguas indias, algunas de ellas ya muertas y tan solo administrativas como el sánscrito, otras las lenguas más populares del subcontinente.


  ¿Multiculturalismo u occidentalización? 
   ¿Debe el cooperante para el desarrollo de hoy en día aprender el lenguaje y las costumbres locales, respetarlas y empaparse de ellas o debe aplicar los criterios y las costumbres occidentales?
  No es este un debate nuevo, que es el mismo que tuvieron los administradores de la India allá por 1835, reflejando un cambio de actitud que queda evidenciado en sus retratos.
  Los primeros colonos y administradores adquirieron y admiraron las costumbres locales. Sus vestimentas  exóticas, su alimentación especiada, sus hábitos (fumaban en pipa), así como los contactos más íntimos con los locales, y sobre todo el aprendizaje de las distintas lenguas exóticas.
    Hacia 1800-1850 se produjo un cambio sustancial  en la concepción de la metrópoli de su labor para con las colonias. Cambio que quedó evidenciado en la discusión por la propuesta de Macaulay de educar en inglés en la India. 
 Así de los retratos rodeados de telas orientales y tumbados en divanes los miembros de las compañía de las indias orientales pasaron a retratarse en sillas y despachos; de comer especias a comer pudding –aún con 40 grados a la sombra-; de los trajes coloridos a la negra levita inglesa, los contactos íntimos se vieron impedidos por el puritanismo, y  decidieron que ellos aprendiesen inglés en lugar de aprender las lenguas locales los ingleses.
   ¿Por qué se produjo este cambio? Es cuestión difícil de saber y que supera tanto la extensión de este post como la capacidad de este su humilde escritor.
 Quizá porque tras la pérdida de EEUU Inglaterra percibió que habría que cambiar su trato con las colonias, quizá porque cambió el extracto social de los colonos, quizá porque varió la propia sociedad inglesa… 
  Quizá porque cambiaron los administradores. Muchos de los administradores de las Indias eran escoceses como Elphinstone (gobernador de Bombay de 1819 a 1827) al que sucedió John Malcolm también escocés quien gobernó hasta 1830. Los escoceses tenían una especial sensibilidad para el respeto a las costumbres locales ya que aun actuando en el nombre de la Gran Bretaña no querían hacer el mismo atropello por su lengua y por sus costumbres con los Indios que los Ingleses hicieron con los escoceses.









   
   No es un debate nada fácil éste. 
   No es nada fácil ya que 177 años después se sigue debatiendo el nivel de implicación, de transformación y respeto por las costumbres locales que pueden tener los colonos… o los cooperantes.
  Unos dirán que la difusión del inglés es causa de la relativa prosperidad de la India de hoy en día; otros que el respeto por las costumbres locales es lo que permitiría su identidad y dignidad.
  
(((Sea este post un pequeño homenaje a todos esos ingleses excéntricos que en su afán por huir del pudding y de la niebla de su húmeda isla conquistaron el mundo y llevaron a cabo algunas de las mayores hazañas que el hombre ha logrado.
   No tanto a esos ingleses amantes de los fish and chips que sin salir de ese trozo verde rodeado de azul y permanentemente bajo el gris que es Inglaterra; pretendieron gobernar el mundo beneficiándose de su desconocimiento práctico en la Compañía de las Indias Orientales como el viejo Mill; o hacer carrera política y ganar dineros en la India como -el entonces joven- Macaulay)))

No es ni el cuánto ni el quién, sino en qué.


   Pero además de un debate inútil es un debate   nimio porque pareciera que lo importante es si el gobierno se gasta 60.000 ó 45.000 millones de más, ignorando por completo la cuestión realmente relevante de en qué se lo gasta.

   
 Cuando se debate si el déficit del sector público ha de ser del 4,4% ó del 5,8% nunca parece tenerse en cuenta la cuestión de qué es lo que se va a hacer con ese 1,4% de más que se quiere gastar.
 ¿Qué se pretende hacer con esos 15.000 millones de euros de diferencia?  ¿A que no han oído a nadie de los que propugnan que hay que generar un déficit del 5,8% ó del 6% o más aún especificarles el proyecto concreto en el que habría que gastarlo?
     Pareciera que diera exactamente igual si se lo gastan en el casino que en invertirlo en empresas productivas, pareciera que da lo mismo las zanjas que promueve el keynesianismo que los trenes que no llevan a ningún sitio.

   Y es que da lo mismo. Da exactamente lo mismo en qué se gaste el dinero público pues lo único que cuenta es incrementar el gasto público ya que en el PIB el sector público contabiliza por costes. Esto es, todo lo que se gasta el gobierno, sea en lo que sea (absolutamente en lo que sea), contabiliza como incremento de la producción de la nación en ese año.
    Los neo-keynesianos tienen razón: todo lo que gasta el sector público contabiliza como crecimiento del país. 
  Pero que crezca el PIB no es exactamente lo mismo que crezca la economía de un país, puede ser tan solo un problema de medición. 
   (Pero más sorprendente aún es que el déficit de las administraciones públicas se mida en relación al PIB, que es la actividad de toda la economía, no sólo de las Administraciones Públicas. El déficit de las AAPP se debería medir en relación a los ingresos de las AAPP, que es lo único relevante a estos efectos, no a los ingresos de toda la economía. Pues si el sector privado crece, puede crecer el gasto del sector público de manera automática y automáticamente ilógica).

    Así, por ejemplo, cuando oigan a alguien diciendo que hay que invertir más en educación háganse a la idea de que está hablando de otra mala universidad casi vacía.
    Si les habla de infraestructuras, visualicen otro inútil aeropuerto sin aviones ni pasajeros.
   Si dicen “estimular la economía”, recuerde el Plan E.
   Si “cohesión social”, la corrupción.



   Para el crecimiento real de la economía (que no del PIB), para la generación de valor, de bienes o servicios, la cuestión relevante no es cuánto ni quién, sino en qué se gasta el dinero.

    El gobierno no tienen ningún incentivo en gastarse el dinero en inversiones productivas, y de hecho ya ha mostrado reiteradamente que todos sus gastos son improductivos.
    Por un lado están los “gastos sociales”, que son las pensiones, los subsidios al desempleo, a la sanidad o a la educación. Que pudiendo ser gastos necesarios, no son evidentemente gastos que produzcan crecimiento económico alguno.
    Por otro lado a veces el gobierno intenta hacer inversiones productivas. Intenta, que no lo consigue prácticamente nunca. Ahí tenemos las pruebas, en España se miden por kilómetros de vía de AVE vacía, o por kilómetros cuadrados de polígonos industriales y parques empresariales abandonados, o por informes de rentabilidad redactados a posteriori de las agencias públicas de fomento de la inversión.








 
   Sin embargo el sector privado sí que tiene incentivos para invertir en proyectos que sean rentables. Es indudable que muchas veces comete errores de inversión (millones de promociones vacías lo atestiguan en cada ciudad, pueblo o ex-páramo de España), pero en general y de media cuando el sector privado maneja el dinero sí que suele invertirlo en proyectos rentables que generen valor. Si no nunca se crearía nada.



   Es por esto que lo relevante es en qué se gasta el dinero, que por definición es escaso (a pesar de los juegos de magia monetarios de los bancos centrales). Una vez que tenemos claro que para generar crecimiento el dinero hay que invertirlo en proyectos que sean rentables y no un despilfarro, entonces la siguiente pregunta queda automáticamente respondida: mejor que el dinero lo gaste el sector privado a que lo haga el sector público; pues uno le dota de valor, otro lo volatiliza.

Debate inútil


   Mucho se debate en estos momentos sobre cuánto de más tiene que gastar el gobierno el año próximo, un 4,4%, un 5,8% (ó un 6%).
Un debate inútil.

   Debate inútil pues si de algo estamos seguros es de que el gobierno NO va a cumplir su objetivo de déficit. No lo va a cumplir como no lo ha cumplido en los últimos diez años.
  
    Tomamos los datos de la tabla macro-económica del Informe Económico y Financiero que acompaña cada año a los Presupuestos Generales del Estado, por desgracia no tenemos el dato de las previsiones del déficit, pero sí el de “Gasto en consumo final de las Administraciones públicas”.
   Es de suponer que este dato es más exacto que el del déficit pues tan sólo incluye una variable “el consumo final de las AAPP” y no dos como el déficit, que ha de prever el consumo y los ingresos de las AAPP.

  Para cada año hay tres datos, el que se elabora el año anterior previendo los gastos del año siguiente (en circunstancias normales para los presupuestos del 2012 serían los datos para 2012 que se habrían presentado a finales de 2011).
  Los gastos que se prevén para ese mismo año pero puesto que el año todavía no ha terminado no se ha podido cerrar los presupuestos (los de 2011 a finales de 2011 incluidos en los presupuestos de 2012).
  Y los gastos registrados el año anterior (en los presupuestos de 2012 presentados a finales de 2011 serían los de 2010).

  Bueno pues aquí están los datos:


 Nunca el gobierno ha sido capaz de saber cuánto se va a gastar; pero no es que no lo haya sabido por poco, sino que no lo sabe por mucho.
   La media de error entre la previsión del año anterior y lo efectivamente gastado es de 1,13%; lo que es una desviación del 24%.
   Pero lo que es todavía más interesante, y es que cuanto más recientes son los cálculos, más yerra el gobierno en sus previsiones. Así hay una desviación media del 1,68 puntos (el 36%) entre las previsiones del gobierno de cuánto han gastado las administraciones públicas en el año en que presentan los presupuestos en diciembre, y cuánto efectivamente se comprueba que gastaron en el año siguiente.
    De los 20 registros tan solo en tres ocasiones ha tenido una desviación menor al 0,5%, pero hasta en 6 ocasiones la desviación es superior al 2%.

  Además como el gobierno es manirroto e inconsciente de su gasto casi siemre se equivoca infravalorando el gasto que realizará. Siempre hay “circunstancias especiales” que obligan a gastar más de lo que se preveía. Tan sólo en una ocasión en los últimos diez años creyó que ese mismo año iba a gastar menos de lo que efectivamente gastó; y tan sólo en una ocasión lo creyó del año siguiente. Y curiosamente no en el mismo año. (En los datos no se aprecia ya que están en valor absoluto para calcular las medias de desviación, es de un 0,5% en el 2005 y un 0,6% en el 2009 respectivamente)

   Teniendo en cuenta que toda la polémica en estos momentos es si el déficit público ha de ser del 4,4% o del 5,8% para el 2012 podemos estar  casi completamente seguros de que no será del 5,8%. Tal acierto sería histórico. 
  Extrapolando los datos de Gasto de las Administraciones públicas podemos aventurar que el déficit más bien estará en el entorno del 7,5% (5,8% + el 1,7% de desviación media).

  Pero para cuando en diciembre de 2013 se publiquen estos datos nadie se molestará en comprobarlo pues ya nadie se acordará de todas estas discusiones, artículos y debates inútiles. Para entonces se estará debatiendo las previsiones de déficit del 2014.